NOTAS DE ÚLTIMO MOMENTO

“SÓLO SOMOS AMIGOS”

Por: Oscar Talavera

 500-DOS-500-days-of-summer-30506831-452-478

En cuanto a historias de amor no correspondidas, me considero un especialista. Me gustan los imposibles, me aburro con lo seguro. Es un círculo vicioso: me dejo sentir hasta el borde del ridículo, me alimento de fantasías. Vivo en sueños inventados solo para descubrir que la realidad es mi fracaso, luego se voltea la moneda y soy yo el que mata los sueños de alguien más.

Me ha costado mucho tiempo salir de mi último ciclo y volver a comenzar. Un periodo de varios años en el que vi muchas heridas nacer y casi ninguna sanar, heridas que hasta el día de hoy la culpabilidad trae a mi cabeza.

Hoy me tocó perder.

A nadie le gusta perder, pero sí verse como un buen perdedor.

Yo no he vivido nunca el querer intentar de nuevo cuando uno se enfrenta a la derrota, como en aquellos videos motivacionales de Michael Jordan. Quieres dejar de correr, en ese momento te olvidas del futuro y te envuelves en los dulces brazos de la autocompasión.

Qué rico es lamerse las heridas, sentirse víctima y soñar con el final de una historia de Nicholas Sparks, donde nadie queda triste y al final todos se dan cuenta que lo que sienten es amor verdadero; pero yo me quedo esperando, esperando, esperando, esperando, esperando, esperando….. y finalmente me doy cuenta que esas historias no existen.

O por lo menos son tan perras que no me han querido pasar a mí.

La historia que yo me sé es que la morra te quiere como amigo, te sientes del culo y te vas de su casa caminando sin rumbo. ¡Nicholas Sparks, no estés escribiendo fantasías, esas duelen más que la vida real! Por lo menos ya sabemos que ésa es culera.

Pero prefiero mil veces saltar y partirme mi madre a esperar toda la vida en la cornisa. Por lo menos la bajada se siente chido. Prefiero mil veces ser un saltador pendejo, que un espectador sabio. Al final el pendejo va a saber más.

Estoy bien. Se siente de la verga, pero estoy bien. Hoy solo queda la esperanza de que algún día ella se arrepienta y vea lo que se está perdiendo y ¿por qué no?, que le sufra tantito, porque aunque muchos no lo queremos aceptar, a todos nos gusta decir en ese momento “¡Tómala! ¡Por culera!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: