NOTAS DE ÚLTIMO MOMENTO

LAS REDES SOCIALES SON DEL DIABLO.

ALEX HERMOSILLO

 

 

 

 

Hoy quiero aportar una visión distinta a los muchos estudios que se han hecho sobre redes sociales y relaciones humanas. Empiezo por declararme tecnofílico, es decir, creo que la tecnología (especialmente internet) mejora al mundo. ¿En qué nos mejora? A mi parecer, en dos puntos: comunicación y conciencia social.

 

Mi novia vive a 897 kilómetros de mi casa. Podrán decir que me la paso todo el día hablando con un celular o que me veo estúpido riéndome con una pantalla, pero están equivocados. Yo no hablo con un celular, no me río con una pantalla. Yo estoy interactuando con una persona.

 

Me molesta cuando se dice que las redes sociales nos han hecho solitarios porque ahora pasamos más tiempo con una máquina que con personas. Cuando escucho que alguien dice eso, inmediatamente me imagino a mi abuelita diciéndome con tono regañón “las redes sociales son del diablo. Y ándale, cómete tu sopa”. Quien dice eso no ha entendido que detrás de esas máquinas hay justo eso, personas. Yo he encontrado por redes sociales a amigos de la primaria que, de otra forma, jamás hubiera vuelto a ver; he odiado a algunos que parecían ser buena onda, pero al ver sus fotos, publicaciones y comentarios, me he dado cuenta que son bastante tontos; he conocido gente nueva que hoy son grandes amigos míos y hasta he convocado a movilizaciones sociales que han resultado multitudinarias. El problema del aislamiento, la desintegración social y la frialdad de las personas no son pedo de las redes sociales o del internet. Cuando alguien no es verdaderamente humano, el periódico, la radio, los walkman, el iPod o la computadora son el pretexto perfecto para alejarse de los demás y odiar al mundo. Y estas personas son las que crean realidades absolutamente virtuales y dejan de ver al de al lado para ver al que no existe. Estas personas son las que vieron el eclipse lunar que hubo hace unos días en Youtube en vez de salir a la calle a mirar el cielo.

Desde luego que un mensaje de texto nunca sustituirá a una conversación viendo a mi novia a los ojos, eso lo tenemos muy claro ella y yo, pero como canal de comunicación resulta perfecto para sentirla cerca mientras no lo está. Así que dejen de ver con miedo al internet y las redes sociales y mejor aprovechen al invento más humano de la historia. Y digo más humano porque en redes no hay dueños, solo plataformas. Plataformas que no son nada sin lo que tú y yo aportamos. Así que éntrale con libertad, pero también con mucha autenticidad. Al mundo no le sirve una bonita y perfecta imagen tuya. Nos interesa tu aportación, la real, la que se despierta tarde el domingo, la que se encabrona con los políticos, la que tiene ideas raras, la irreverente, la que es sólo tuya y de nadie más. ¿Quieres una muestra de que eso es lo que más vale en redes sociales? La foto más compartida en la historia de las redes es una selfie de Ellen DeGeneres, sin tanta producción, donde se ven algunas caras de famosos, algunos hasta despeinados, que nos muestra que ellos agarran su celular y se sacan una foto para subirla a su Twitter, sencillo, así como nosotros.

 

El segundo campo donde el Internet y las Redes nos han hecho mejores es en la generación de conciencia social. Su principal aportación: darle un poco en la madre a la televisión. Sí, a la televisión. El surgimiento de este aparato marcó la historia de la humanidad a niveles que a veces no percibimos. Sartori habla claramente del daño que nos ha hecho la TV en su libro “Homo Videns”. Básicamente este señor dice que desde que llegó la TV a nuestras vidas, los seres humanos dejamos de ser “Homo Sapiens” (seres pensantes, podríamos decir) para convertirnos en “Homo Videns” (seres visuales). La televisión vino a transformar nuestra forma de pensar y de vivir. Hasta antes de que llegara, las personas nos comunicábamos, principalmente, por la vía oral y escrita. Libros, radio, prensa y conversaciones directas eran las formas de transmitir información. Después, ya con la TV, la imagen sustituyó a todas estas. Una parte de nuestro cerebro se puso pijama, se aventó a la hamaca y dejó de funcionar, para dejar que la tele lo hiciera por nosotros. En sentido práctico, la televisión vino a decirnos: “Usted no se preocupe por imaginar, por cuestionar, por pensar… nosotros podemos hacerlo por usted.”.

 

Y esto no sería tan desastroso si lo que se nos muestra en TV nos hiciera mejores. Como dice Umberto Eco, la televisión tiene posibilidades parecidas a la Energía Nuclear. En buenas manos, puede hacer maravillas, pero en manos equivocadas, puede destruir nuestra civilización. Y si le damos una vuelta a los canales de Televisión Abierta nos daremos cuenta que en los mejores brazos, no estamos. Telenovelas, Reality Shows, noticieros con tendencia y amarillismo, espectáculos y más contenido basura que no hace otra cosa más que entumir nuestra mente.

 

Ahí es donde el Internet está ayudando. En la TV nosotros somos solo espectadores, televidentes, receptores. Ni siquiera podemos inferir realmente en los contenidos que nos dan. Podrán decir que en la televisión por cable existen muchas mejores opciones, pero solo el 30% de los hogares tiene acceso a TV de paga, así que en su gran mayoría, la televisión nos limita a unas cuantas pocas opciones. En Internet ocurre algo totalmente distinto. En el mundo web hay interacción. Los usuarios no solo influimos en el contenido que circula, sino que nosotros lo creamos. Es el medio más democrático que existe. Tu puedes ver, leer, criticar, producir, eliminar, denunciar, cambiar, proponer todo lo que ahí hay. Los grandes referentes de información ya no son los dueños de las televisoras, sino el que sea capaz de generar contenido importante y útil. Los funcionarios corruptos, los periodistas vendidos, los empresarios abusivos y todos los doble moral que nos rodean le temen más a un celular con cámara que a una mismísima pistola.

 

En estos días el Gobierno propuso que “por seguridad nacional” las redes sociales puedan ser vigiladas y censuradas. Que se pudiera cortar la señal del internet en donde se considere se afecta al orden y que se entregue al Gobierno todas las bases de datos de las páginas de internet, con información de quién los visita, qué publica y desde dónde lo hace. Pero no se preocupen, seguiremos informándonos, comunicándonos, divirtiéndonos, uniéndonos y conectándonos por redes sociales. No son los primeros en querer controlar lo que se dice en redes. Tampoco serán los primeros en ser derrotados por los ciudadanos unidos. No importa cuantos quisieran caer a las redes sociales, no lo lograrán porque no son de nadie, porque son de todos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: