NOTAS DE ÚLTIMO MOMENTO

EL MUNDO DE UNA 32A #DRAMAQUEEN

mariana valenzuela

 

 

 

 

Hace poco soñé que tenía bubis. No supe si me las había operado o si la naturaleza me había dado bolotas por delante, pero el punto es que estaba chichona. Desperté, me vi al espejo y comprobé que todo era un sueño medio raro que me dejó con ganas de escribir esta nota.

Ah, para los que no me conocen: estoy planita. Soy de esas flaquitas sin nada de grasa por ningún lado, ni en las bubis. Me encantan mis piernas, de pollo pero bonitas y me gustan mis pompis, chiquitas pero bien puestas; tanto unas como otras puedo hacerlas crecer un poquito o mínimo tornearlas en el gimnasio, pero con las bubis no hay nada por hacer. Las tengo tan chiquitas que soy 32A. Ni a 32B llego.

Creo que la mayoría de quienes lean esta nota no tienen idea de lo que implica ser 32A. Si son mujeres, seguramente son mínimo 32B. Si son hombres, con mayor razón no van a tener idea. En realidad, tenerlas chiquitas no es ni bueno ni malo. Ahí les va mi testimonio a nombre de todas las de mi especie, para que nos comprendan.

Ser pocaschichis tiene sus cosas buenas. Caben en la boca y obviamente en la mano, lo cual es bastante funcional a la hora de la gozadera. (Inserten aquí la descripción gráfica que prefieran). Además, como son pequeñas, no botan tanto ni en el cachondeo ni en la corredera; son prácticas. Otro punto a favor de nosotras las planitas: no nos tenemos que andar preocupando por que se nos vaya a asomar la comadre cuando traemos escotote; eso sólo pasa a las chichonas. Por si fuera poco, con el escotazo no nos vemos salvajes, sino tiernas y femeninas. Como no tenemos chichis grandes, las miradas no se atraen hacia la inmensidad de las bubis, sino debemos atraer la atención de otras maneras. A falta de bubis, echamos mano de la actitud. Ya saben, la mirada coqueta y la sonrisa matona (o de la falda, el shorts o lo largo del vestido, pues, según sea el caso). Punto para nosotras, por valernos de otros encantos.

Pero ser 32A, si nos vamos directamente a la cuestión de los bra, la verdad sí es un poquito complicado. Voy a las tiendas y en el área de damas generalmente sólo hay de 32B para arriba. ¡¿Y las planitas como yo, qué?! Pues ahí me ven en el área de niñas, aunque a veces ni ahí encuentro porque llegan hasta la talla 30B. Es como si las 32 A fuéramos una especie aparte, un tamaño de bubi inexistente. Cuando estaba en la pubertad juraba que con el tiempo me iban a crecer y entonces encontrar bras sería más fácil. Tan ingenua yo. Crecí de todo, menos de las bubis. La lucha por encontrar bra continúa.

Aparte de la batalla con los bra, tal vez lo que sí envidio mucho de las chichonas, es cómo llenan el traje de baño. Me encanta andar en bikini, sí levanto suspiritos en la playa o en la alberca, pero no puedo negar lo bonitos que se ven los tops bien rellenitos. Digamos me veo linda porque lo porto con orgullo y con cierta gracia, pero obviamente me pones al lado de una chichona en bikini y me pega un arrastrón. Es justo y necesario aceptarlo. Seguiré disfrutando andar medio bichi en la playa y obviamente seguirán existiendo quienes disfruten ver flaquitas como yo en traje de baño (para todo hay gustos), pero lo que es, es; se ven muy bonitas las que rellenan bien su top. Ni modo, llegué tarde a la repartición de bubis.

Antes que me acusen de hater, aclaro: no pienso que las chichonas lleven ventaja, ni tampoco creo que las pocaschichis la tengamos más fácil. Al final las bubis son bubis, sin importar si son grandes o chiquitas, todas son armas para dominar el mundo. Creo que la clave está en apreciar las bubis tal como son; verlas al espejo y decir “qué chuladas”. No importa si están chiquitas, medianas, grandes, miniatura o gigantes: el chiste es que nos gusten y les sepamos sacar provecho en todos los sentidos.

Porque el cuerpo de nosotras las mujeres es un encanto (igual el de los hombres, la verdad). Todas deberíamos andar por la vida con la cabeza y las chichis volteando hacia las nubes, aunque algunas usemos push-up para alcanzarlas.

Anuncios

5 Comentarios en EL MUNDO DE UNA 32A #DRAMAQUEEN

  1. jajaja buenos puntos de vista Mariana, saludos! Ass > Boob

  2. creeme las chichonas tmb batallamos hay de todo ni muy chicas ni muy grandes jajajaja yo soy 34DD y naturales!!! osea qe encontrar bra para mi es un show para empezar es difiicil xqe no soy ancha de espalda todo mi bulto es la copaa y rematando qe DD no es muy comun osea qe imaginatee y sii todas las miradas se van directamente al busto y la pregunta del millon “son operadaaas” aunqe hay gente qe ya se va directo a preguntarme x el doctor qe me opero jajajajaja imaginaate!

  3. Gissel Garay // abril 2, 2014 en 8:24 PM // Responder

    Yo tambien soy 32A y entiendo perfectamente, sobre todo a la hora encontrar Bras!!

    ¡¡Saludos!!

  4. Teamopoquito, yo también tengo más metas que bubis en esta vida (por mucho)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: